Nuestros Asociados

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sponsor

 

 

 


Antalis

 

 

 

CHAMBRIL


HP


Grafinal

 

También es posible medir la productividad en preimpresión

Imprimir PDF

Antes era realmente fácil poder medir la producción en base a la superficie producida en películas de línea y en películas para las selecciones de color. Con la mayor utilización de sistemas digitales y la entrega de páginas en soporte digital, el tema se ha complicado pero, necesariamente, debe existir una forma de medir la producción.

Es necesario medir la producción si se quiere saber el resultado de la implantación de cambios para mejorar la productividad. La productividad en preimpresión supone mejorar los flujos de trabajo y los procedimientos para que los costos por servicio se reduzcan respecto a los importes que se cargan a los clientes.

Para ello, los empleados deben ser formados adecuadamente de manera que los tiempos que se consideran cargables al cliente a través del presupuesto previo no se vean excedidos en la práctica por unos niveles superiores. Y todo ello, claro está, manteniendo la calidad que espera el cliente y con la que la empresa acostumbra a trabajar.

Para esta mejora de productividad se han de poder controlar y medir toda una serie de procesos del departamento de preimpresión. Los cálculos necesitarán basarse en parámetros tales como los siguientes:

 

  • Tiempo para la interpretación y clarificación de las especificaciones de los trabajos.
  • Comprobación de la "legibilidad" de los originales digitales recibidos.
  • Repeticiones de operaciones que en la práctica se han de hacer con sus consiguientes causas.
  • Tiempo de cada empleado en cada tarea y para cada trabajo.
  • Costos de los materiales.
  • Diferencia entre las horas trabajadas y las horas presupuestadas (y, finalmente, las horas realmente cargadas al cliente).
  • Desperdicios producidos en cuanto a planchas.
  • Desperdicios producidos en pruebas.
  • Número y tamaño de escaneados producidos.
  • Número de páginas compuestas y a las que se ha dado salida.
  • Número de retoques realizados por causa de la calidad deficiente de los originales.
  • Número de correcciones de color, manipulaciones de imágenes y composiciones de imágenes previamente solicitadas por el cliente.
  • Número de rectificaciones o mejoras introducidas en los ficheros o archivos por el hecho de no haber sido recibidos correctamente del cliente.
  • Número de pruebas digitales producidas.
  • Tiempo dedicado a arreglos o rectificaciones que el cliente ha solicitado después de haber recibido las pruebas.
  • Costos de entrega.
  • Espacio ocupado de archivo en caso de que el cliente solicite este servicio.
  • etc.

 

 

Continuará...

Fuente: RCC Xpress